viernes, 10 de octubre de 2008

Otoño. . . ¡Quizas!

Radioerik


Empezaba cada madrugada a esa hora en que en otras emisoras terminaban los programas deportivos. A esa hora en que ve tu a saber quien le escucharía. Seguramente insomnes, algún que otro guarda nocturno o quizás alguien a quien no le importaría la hora de amanecer, en cualquier caso algún despistado seguramente. Era una de esas emisoras ínfimas de FM que tanto proliferaron durante los años 70 en cualquier pueblito perdido en la geografía más o menos extensa de su país.

Llenaba el éter de músicas que solo se pueden o se deben escuchar a esas horas. Esta noche había comenzado con una pequeña entrada que de sobras olía a que no era lo que le habría gustado por lo escueto de la misma y sobre todo tratándose de la canción y el intérprete.
La habitación teñida toda ella de azul por la luz de un fluorescente violeta y de blancos azulados intensísimos de todo lo que fuera de color blanco iluminado fosforescente, se lleno con la voz de “La Rosa” y las notas de “Maybe”.

La verdad es que hacia un esfuerzo por escuchar las más canciones posibles ya que la mañana llegaba demasiado temprano y había que marchar pronto al trabajo.

Se iban desgranando canciones lentas, pesadas, espesas, y entre alguna que otra iba contando historias de las vidas de otros que por mas que insistía en ello, daban un tufillo demasiado personal.

No entraba nadie en antena como ocurría en otros programas de otras emisoras en esa franja horaria. Tan solo las notas que decía le enviaban unos y otras y que el coloreaba
un poco cuando estas se quedaban cortas.

Era un cuartito pequeño donde toda la técnica le rodeaba, y es que no daba para más. Un flexo dejaba el resto de la estancia en penumbra y la luz que se escapaba hacia mil filigranas con el humo de un tras otro cigarrillo.

Luego cuando empezaba a clarear por el este tenuemente, se enfundaba la gabardina y con el cuello levantado se marchaba con las manos en los bolsillos y el ultimo pitillo entre los labios.

Así de esta manera su sombra se iba alargando mientras su silueta se volvía de un rojizo amarillento perdiéndose en un punto de fuga invisible.


Hace frío ahí fuera, pero eso es cosa de la estación y, es bonito, o a mi me gusta…


Quizas deberia haber contado mas , pero no esta noche.

Otra, ¡Quizas!


Músicas: Maybe - Janis Joplin


2 comentarios:

Ojo de fuego dijo...

Y quién era ese que hablaba de noche? Le conoces acaso?
Besitos

Isabel dijo...

Aquí aún no hace frío, pero esa nostalgia rara de otoño aún se siente. Besos. Buena música siempre aquí.

Archivo del blog

Contribuyentes

Pasaron

;

gracias Isabel

gracias Isabel
Premio Dalis

Gracias Sakkarah

Thank Sakk

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

QuickPost Quickpost this image to Myspace, Digg, Facebook, and others! http://3.bp.blogspot.com/_p0FpoPg-1FE/ShvOtUpERnI/AAAAAAAABZU/STimM6PkPv8/s1600-h/premio.jpg
Free Image Hosting at www.ImageShack.us

QuickPost Quickpost this image to Myspace, Digg, Facebook, and others!

Radioblog

ecoestadistica.com

Seguidores