domingo, 21 de septiembre de 2008

La dama del farol

.
.
.
.

mirador erik

.
.
.

Vuelvo cada noche al mirador y a veces no me paro en el. Pero simplemente porque hay alguien en esos momentos ocupándolo, generalmente parejas, y eso es algo que me llama la atención muchisimo, parece que atraiga en especial a enamorados, o quizás no tanto. Pero a tenor de como se les ve ahi, yo diria que si, casi siempre.

No es que la vista sea nada de otro mundo si lo comparamos con esos miradores que se ven en otros lugares sobre barrancos o vistas espectacularisimas. No, este tan solo muestra campos, y lo que a lo lejos se pudiera adivinar, y mas bien por la noche, por las luces, ciudades. Horizonte si, mucho, que al final el azul del aire acaba difuminando. Eso si, a la puesta de sol suele ser espectacular ya que esta orientado frente al oeste.

Y esta también he vuelto hoy, aunque la noche era típica de otoño y a los pocos instantes se ha desencadenado una tormenta fantástica. Todo un espectáculo de luz y música y agua.

Y he recordado como, mirando esta foto que tome mientras pensaba cosas raras como ya contaba ayer en mi post anterior, entre otras, pensé lo solitarias que están esas murallas cuando llega la noche y mas esa parte de ella que se aprecia en la foto, ya que es un ala del castillo que permanece cerrado al publico y que tan solo se abre cuando hay alguna representacion teatral o en los festivales del castillo durante el verano y que suele albergar el bar y los aseos en su patio de armas inferior.

Al mirar esa luz irreal en lo alto de la torre y en la que no había caído ayer mientras la subía junto a alguna otra al servidor en que suelo alojar las ultimas y desde el cual las pongo en estos mis rollos nocturnos. En un principio despertó mi sorpresa, mas por no haberme fijado en tal cosa.

Luego ¡je..! la imaginación empieza a crear imagenes de lo que pudo ser y claro no es, por supuesto. Pero en un castillo vetusto como ese en el que una cultura ha ido poniendo piedras sobre la anterior hasta llegar ahí. Cuantas historias no habrán visto, y cuantos fantasmas vagaran cada noche en el eter entre sus torres.

Quizás tan solo sea el resplandor de una linterna de aceite en manos de una doncella deshuesada bajo su velo de gasas blancas y semitranparentes, buscando a su amor perdido en cualquiera de las mil y una batallas ocurridas en el lugar.

O.....

Algo tan simple como el reflejo del flash de una cámara fotográfica reflejado en la lente de esta al dispararse.

Nada que no pudiera arreglar un programa de retoque fotográfico sin duda.

Pero... Creo que mejor dejarlo así, que para realidad...

Vendrá mañana por la mañana y peleare de nuevo con la economía que ese si es mi trabajo diario.

Ahora prefiero soñar al menos durante unas horas, ahora que el viejo reloj de ébano hace quince minutos tañerá doce campanadas.

Es curioso pero jamas estuve ahí con mi amada sobre ese mirador.

Amada perdida.. ¡Claro!


Músicas: Canción de amor para un vampiro / Annie Lennox




2 comentarios:

Isabel dijo...

Déjalo en la dama del farol, es más romántico, más melancólico, mejor. Besos.

Ana dijo...

El mirador desprende magia en tus letras, su belleza recala en la imaginación de lo que no se ve.
Estas noches hacen más interesantes los días, verdad?

Besos soñadores.

Archivo del blog

Contribuyentes

Pasaron

;

gracias Isabel

gracias Isabel
Premio Dalis

Gracias Sakkarah

Thank Sakk

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

QuickPost Quickpost this image to Myspace, Digg, Facebook, and others! http://3.bp.blogspot.com/_p0FpoPg-1FE/ShvOtUpERnI/AAAAAAAABZU/STimM6PkPv8/s1600-h/premio.jpg
Free Image Hosting at www.ImageShack.us

QuickPost Quickpost this image to Myspace, Digg, Facebook, and others!

Radioblog

ecoestadistica.com

Seguidores